Pensamiento Sistémico – UNAM

Tenía extraviado el diploma del curso sobre pensamiento sistémico de la UNAM que hice en el 2016. Lo encontré de casualidad en Dropbox debido a que me llegó un correo indicando que iban a cerrar mi cuenta por falta de uso (¡qué raro!). Bien, el asunto es que recuperé el mencionado diploma.

Este curso me gustó bastante. Es de esos MOOCs que, en principio crees que lo vas a pasar sin trabajar mucho, o que las pruebas de evaluación consisten en realizar el mismo test mil veces hasta que, en una de esas, tienes suerte y apruebas. Nada más lejos de la realidad. El curso es algo complejo y las tareas que incluye también. Pero aprendes. Aprendes a analizar los problemas de otra manera, no solo en aspectos relacionados al entorno de trabajo sino que tiene aplicación en el día a día de tu vida personal. Es uno de esos cursos que deberían de tomar todos aquellos interesados en el tema tecnológico, pero sobre todo, aquellas personas con poder de decisión.

Posted in Certifications | Leave a comment

Problemas con vpnc en Ubuntu 16.04, Redhat 7 y Fedora 27

Una de las necesidades que tengo, por cuestiones de trabajo, es la de utilizar VPNC para acceder a la red de la empresa desde casa. A veces surgen inconvenientes que requieren atención (sobre todo los fines de semana) y es imperativo poder acceder a ciertos recursos que, de no contar con vpn, me obligarían a ir a la oficina irremediablemente.

En ubuntu 16.04 tuve un problema para poder conectarme, ya que obtenía el mismo error que pondré a continuación. La solución consistió en descargar los fuentes, modificar unas líneas en el código (vpnc.c) y generar nuevamente el paquete .deb. Funcionó, aunque el error ya no se produce con Ubuntu 17.10, lo que quiere decir que fue debidamente corregido por su empaquetador oficial (o por el desarrollador).

En Redhat 7 se reproduce el mismo problema. Un compañero de trabajo también experimentó lo mismo con Fedora 27, así que, lo validé con un “live” y me puse nuevamente manos a la obra, solucionándolo de la misma manera que en Ubuntu. Pongo la captura con el mencionado error (Borro la IP deliberadamente por obvias razones):

El paquete NetworkManager-vpnc hace una llamada al script vpnc-connect, quien a su vez invoca directamente al binario vpnc, por eso, la prueba, como se puede apreciar, la realizo directamente llamando desde una terminal a vpnc. Los datos de mi conexión los tengo en el archivo .conf que se puede ver en la tercera línea y que generé a través de un .pcf original.

El nuevo paquete lo instalo con rpm -ivh –force vpnc-0.5.4-30.svn550.rhel7.x86_64.rpm

Posteriormente invoco nuevamente a vpnc desde línea de comandos y obtengo ya la conexión a la vpn de la empresa.

En este caso, observamos dos mensajes del tipo “No such file or directory”. Dichos mensajes carecen de importancia y, por lo tanto, se puede hacer caso omiso. En la última línea se observa que la conexión ya se estableció y nos indica el número de proceso. Para desconectarnos, solamente escribimos ‘vpnc-disconnect’ y sería todo. El proceso desde NetworkManager-vpnc es completamente transparente.

Si estás leyendo esto y necesitas el binario para Ubuntu 16.04, puedes descargarlo aquí.

Si el problema te lo da Fedora 27, aquí te dejo el rpm.

Si usas Red Hat 7, puedes descargarlo aquí.

¡Hasta la próxima!

NOTA ADICIONAL: El mismo problema es extensivo a OpenSUSE Leap 42.2 y 42.3. Para solucionarlo, el binario para Red Hat funciona sin problemas. La diferencia es que tendrás que instalar las dependencias a mano, ya que no se encuentran en los repositorios oficiales de OpenSuSE.

Posted in Fedora, OpenSuSE, Redhat, Ubuntu, vpn | Leave a comment

Office 2013 en Red Hat Enterprise Linux 7.4

Cuando le preguntas a la gente por qué no utilizan Linux en sus equipos de trabajo en lugar del pedorro windows, una de las respuestas que suelen dar es en referencia a la suite ofimática. Lo cierto es que suelen tener razón cuando indican que LibreOffice no es compatible al 100% con los formatos que genera MS Office, la cual sigue siendo la estrella en el mundo de las oficinas y los centros de estudio. No obstante, existe una solución gratuita poco conocida, que tiene una compatibilidad mayor que LibreOffice con el producto de Redmond. Se trata de WPS Office, la cual, en su versión para linux, no implica el pago de un licenciamiento para poder utilizarla. Se compone de tres productos: un procesador de textos, una hoja de cálculo y una especie de PowerPoint. Como digo, la compatibilidad con el Office de Microsoft es mucho mayor que LibreOffice. Pero si aun así lo que necesitas es tener MS Office corriendo sobre Linux, puedes instalarlo y utilizarlo sin problemas.

Existen diferentes formas de instalar Office sobre Linux. Yo, personalmente, utilizo CrossOver, pero también lo puedes hacer con PlayOnLinux, directamente con Wine o incluso con WinConn, haciendo uso de una máquina virtual con Windows que tengas en VirtualBox, por ejemplo.

Como puedes ver, la captura anterior muestra el menú de aplicaciones de Gnome en mi Red Hat 7.4 donde ya se ha instalado Microsoft Office 2013.

La siguiente captura muestra el progreso de la instalación utilizando crossover.

Una vez que finaliza el proceso, no es necesario reiniciar el sistema. Es suficiente con abrir el menú de aplicaciones, seleccionar, por ejemplo, Word y ya puedes comenzar a utilizarlo sin mayores problemas.

Por lo tanto, la mayoría de las veces, las respuestas que nos dan nuestros compañeros, solo son tristes excusas basadas, quizá, en el desconocimiento.

Por supuesto, cada quien puede utilizar lo que le venga en gana. Sin embargo, no vale quejarse entonces cuando aparezcan los típicos y conocidos problemas que el sistema operativo de Microsoft trae de regalo per sé. Ya sabes a qué me refiero.

Y tú, ¿chupas, muerdes o masticas?

Posted in Office, OpenSuSE, Redhat, Ubuntu | Leave a comment

Xerox VersaLink 405 en red con Ubuntu

Hace unas semanas, en el trabajo, la vieja impresora que compartimos entre áreas, fué sustituida por una nueva de la marca Xerox, modelo VersaLink 405. En la web de Xerox existe un driver para Debian/Ubuntu, el cual, dicho de una vez claro y alto, no me ha funcionado. Obviamente no lo he probado de forma local, ya que como indica el título del post, la impresora nueva está en red, al igual que lo estuvo su predecesora. El asunto es que los usuarios de windows y mac no han tenido problema con la instalación y configuración del nuevo dispositivo, pero en ubuntu la cosa cambia.

Básicamente, lo que hice fue ir a la web de xerox y descargar el paquete Xeroxv5Pkg-Linuxx86_64-5.20.606.3946.deb. Este paquete, una vez instalado, incluye varios ejecutables para el ALTA/Baja/Configuración de varios modelos de impresoras. Según la documentación, como root, se invoca el comando xeroxprtmgr y nos aparece un flamante form desde el que se puede dar de ALTA el nuevo hardware.

Hasta aquí, el asunto no tiene nada de extraño y, en apariencia, todo indica que para agregar la impresora va a ser una tarea de coser y cantar. No lo es.

La nueva impresora se encuentra en un segmento de red diferente al que tengo asignado en mi laptop, aunque la IP asignada a dicha impresora es alcanzable sin problema. Por lo tanto, el siguiente paso será indicarle al programa que localice la nueva impresora, escribiendo la dirección IP de la misma, cuestión que realiza sin ningún problema.

Una vez hecho esto, lo único que queda es enviar una prueba de impresión, pero ¡oh sorpresa! la impresora ni se inmuta.

Revisando los logs del sistema, me encuentro con lo siguiente:

Una de las supuestas soluciones a este problema es instalar apparmor-utils, pero tras hacerlo y jugar con las opciones aa-complain cupsd y aa-enforce cupsd, el resultado es el mismo: no imprime absolutamente nada.

Como solución temporal, mientras investigo a fondo el problema, opto por utilizar CUPS directamente, añadiendo manualmente un archivo PPD específico (xrB405dn.ppd) de este modelo de impresora, pero me encuentro con la siguiente sorpresa:

Esto ya comienza a generarme dolor de cabeza, así que, analizando bien la documentación, observo que el driver correcto a utilizar es exactamente el mismo que utiliza la impresora Xerox Document Centre 400 (STP02785.PPD). Decido, por lo pronto, probar con este driver, el cual aparece listado en CUPS y realizo una prueba de impresión.

Voilá !!!! Funciona a la perfección.

Lo único que hago es modificar el nombre de la impresora, para tenerla bien ubicada y es todo.  Aquí la página de prueba:

En resumen, me hubiera gustado que todo funcionara con los drivers oficiales y el software de Xerox pero, aunque posiblemente exista una solución a este problema, no la he encontrado todavía. No obstante, la opción de utilizar uno de los PPD integrados en CUPS funciona y, por lo tanto, cumple con la necesidad de poder imprimir documentos sin mayores problemas.

Posted in Printers, Ubuntu | Leave a comment

Ubuntu 17.10 en dominio Windows con Pbis Open

Antes de instalar en mi laptop Ubuntu 17.10, trabajaba con la versión 16.04 LTS. Mi equipo portátil tiene mejor performance que la máquina que tengo asignada por parte de la empresa, así que lo utilizo para el trabajo, mientras que en casa, me sumerjo en las profundidades de una hermosa MacBook Pro con el sistema operativo de Apple (el porno se ve mejor con pantalla retina).

En Ubuntu 16.04 me conectaba al dominio de la empresa utilizando Kerberos, Samba y SSSD funcionando a la perfección, aunque solamente solía acceder al dominio para los obligados cambios de password que, por motivos de seguidad, tenemos que realizar para acceder a la red corporativa cada cierto tiempo.

Hay varias formas de configurar Ubuntu para incorporarlo a un dominio Windows. Existe la opción que mencioné anteriormente, también se puede hacer utilizando PAM, Samba, Kerberos y Winbind o, como en esta ocasión, usando Pbis Open, que soluciona todo el asunto de una forma mucho más amigable, evitándome el tener que andar configurando archivos manualmente, aunque sí es imperativo hacer pequeñas modificaciones.

Paso a relatar, de una forma escueta, cómo se realiza el proceso de incorporar Ubuntu 17.10 en Active Directory 2012 R2.

Lo primero que tengo que hacer es descargar el paquete pbis-open-8.5.7.385.linux.x86_64.deb.sh. En mi caso, descargo el paquete para Ubuntu/Debian, aunque en la web se puede observar que existen distintos paquetes, incluyendo no solamente versiones para GNU/Linux, sino  también para diferentes sabores de UNIX, como Solaris y AIX.

Una vez descargado el paquete, le asigno permisos de ejecución con chmod 775 y lo ejecuto como root con un simple ./pbis-open-8.5.7.385.linux.x86_64.deb.sh, sin embargo, por experiencias anteriores, sé de antemano que existe un problema a la hora de añadir el equipo al dominio, debido a que no se produce el alta del mismo a nivel del DNS de la corporación, así que tengo que realizar varias modificaciones a mano para solventar este inconveniente.

La primera modificación la realizo en /etc/samba/smb.conf añadiendo la siguiente línea dentro de la opción [global]:

 

La segunda modificación la realizo en /etc/network/interfaces, quedando de la siguiente manera (No aparece mi IP porque está asignada dinámicamente mediante un servidor DHCP):

 

 

 

Por último, tengo que comprobar que, tras reiniciar la red, mi /etc/resolv.conf, incluye información similar a la siguiente:

 

 

Una vez que tengo estos requisitos cumplidos, lo normal es que ya no aparezcan errores debido a problemas con los DNS, así que, ya estoy en disposición de instalar pbis open, al cual ya le había modificado los permisos anteriormente.

Una vez instalado se ejecutará automáticamente la aplicación en modo gráfico, que luce más o menos así (pbis open constituye una especie de evolución de Likewise):

En la opción “Computer name” escribiré el nombre de mi equipo, mientras que en la opción “Domain” tendré que poner el nombre del dominio en el que quiero incluir mi flamante Ubuntu. En este caso, he podido comprobar que funciona tanto con el real name como con el common name.

El siguiente paso consiste en la difícil tarea de darle click al botón “Join Domain”, acción que despliega una sub ventana con una barra de progreso, la cual, al finalizar, me indicará que reinicie el equipo. Esta es una buena señal, sin duda alguna.

Reinicio el equipo y ya puedo realizar el login al dominio de Active Directory como si estuviera en una máquina con windows:

Dentro de active directory, si es que tenemos acceso al servidor windows, podremos ver que nuestra máquina linux ya forma parte del directorio de equipos autorizados. Si no tenemos acceso, podemos preguntarle al administrador del sistema si se puede observar el equipo ya dado de alta.

Un paso importante a realizar y que no debe de caer en el olvido, es añadir a mi usuario de dominio (tromsc) al archivo de configuración /etc/sudoers tal y como se muestra a continuación:

 

 

De este modo, contaré con privilegios para instalar software, por ejemplo, dentro del dominio.

Otra validación que suelo hacer es tratar de loguearme al interior del dominio windows desde mi usuario local son un simple su:

 

 

 

Como se puede apreciar, el sistema me pide que me identifique con la contraseña que utilizo para la red de windows y me muestra, tras ejecutar el comando ‘pwd’, la ubicación de mi $HOME dentro del dominio.

That’s all !!!

Posted in Free Software, Ubuntu | 2 Comments

Sky para sustituir a Lync.

Si utilizas Linux, ya sabrás que no existe una versión oficial ni de Lync ni de Skype Empresarial, así que, solamente tienes la opción de utilizar Pidgin con el plugin pidgin-sipe o Sky, de la compañía Tel Red. Es posible utilizar alguna alternativa, pero siempre haciendo uso del plugin pidgin-sipe, por lo menos hasta la fecha.

Bien, en la empresa donde trabajo y, concretamente en mi área, es obligatorio estar siempre conectado al Lync de Microsoft. Utilizamos solamente el mensajero para chatear y dejamos de lado las otras funciones, incluso para los que se han actualizado a Skype for Bussiness, que trae incorporadas notables mejoras sobre Lync. No obstante, esto resultó ser un problema cuando decidí dejar de lado Windows en beneficio de Linux, ya que una de las condiciones necesarias es poder cumplir con los estándares que la empresa indica. Es decir, que uno tiene la libertad de utilizar lo que quiera siempre y cuando mantenga lo necesario para poder sacar adelante el trabajo sin perjuicio de otras personas. Por lo tanto, necesitamos crear documentos en formato word, excel, etc, amén de otras muchas cosas, entre las que se incluyen la mensajería instantánea.

Yo me decanté por Sky. Durante bastante tiempo utilicé Pidgin (incluso en Windows), pero ya estaba un poco cansado y decidí probar esta aplicación de Tel Red. La verdad, no va nada mal y cumple con su cometido bastante bien.

La aplicación es sencilla de instalar y de configurar. En la web de Tel Red existen diferentes versiones para los distintos sabores de Linux. Lo único que necesitas saber es el nombre o la IP del servidor de tu empresa que proporciona el servicio de mensajería, tu nombre de usuario y el dominio, así como la dirección de correo electrónico. Si piensas acceder desde fuera de la empresa, tendrás que contar también con la IP pública o la dirección adecuada, que deben de resolver los DNS para no tener problemas.

Como se puede apreciar, Sky no es muy elegante que digamos. Muestra los contactos respetando el orden inicial que has establecido en el Lync original (Si es que lo has personalizado) o en Skype For Bussines.

Las ventanas de conversación también son simples, pero hay que recordar que lo que se busca aquí no es belleza sino funcionalidad.

Bien, llegados a este punto, poco me queda por añadir. Si te encuentras en la tesitura de no saber qué instalar en Linux como sustituto de Lync o Skype for Bussines, te animo a que pruebes Sky. Recuerda que Sky es una solución propietaria y para poder hacer uso de todas sus funciones, necesitas una licencia. No obstante, si solamente necesitas chatear de vez en cuando, es una interesante opción.

Este es el “Demonio de Unix” (BSD Like) del que habla mi compañero. Yo paso de tatuajes, tan de moda en estos tiempos, pero quizá tú quieras animarte.

Posted in Mensajería, Redhat, Ubuntu | Leave a comment

Good bye Ubuntu 17.10

No estaba enterado de la noticia sobre el retiro de las ISOs de Ubuntu 17.10 y derivados de sus respectivas webs. Parece ser que existe un problema con esta versión de Ubuntu y algunos ordenadores portátiles de la marca Lenovo, entre los que se encuentra el que estoy utilizando ahora mismo. Si bien, de momento no he tenido problemas, prefiero no tentar al diablo. Esto es lo que aparece en la web de Ubuntu:

Parece ser que el problema es con la BIOS y supuestamente ya hay personas con una flamante Laptop cuya función es ahora la de servir como pisapapeles. Los problemas son varios, aunque todos ellos relacionados con la BIOS, como he comentado. Mientras solucionan el problema, tarea que parece no ser tan sencilla, he decidido darle una oportunidad a OpenSuSE. Sí, has leído bien, y además con KDE.

Voy a aprovechar la tesitura, para instalar Leap 42.2 y realizar una actualización a 42.3. ¿Por qué? bueno, porque no uso SuSE desde la versión 6.3, que compré cuando vivía en España, en una edición original de 6 CDs, creo recordar. En aquel entonces (año 1999 ó 2000), OpenSUSE no existía y todo era SuSE, así, a secas. Pero entonces y, específicamente con las actualizaciones, recuerdo que no todo resultaba tan transparente como uno pudiera desear, así que, haré una prueba a ver qué sucede. Puede que esto signifique un cambio importante, ya que llevo bastante tiempo con Ubuntu, pero considero que el Issue actual obliga a un cambio. Así que, o bien instalo Ubuntu en una versión anterior o le doy una oportunidad a otro sabor de Linux.  Creo que, ya que estamos estrenando año, es buen momento también para estrenar distribución.

Tengo algunos posts en modo Draft que se basan en Ubuntu 16.04 y 17.10 y que publicaré una vez que los revise, pero desde hoy mismo, me daré a la tarea de preparar mi equipo con la distribución del camaleón.

Posted in OpenSuSE, Ubuntu | Leave a comment

DavMail, Mutt y Msmtp con Exchange 2013

En la empresa para la que trabajo se utiliza MS Exchange 2013 para el servicio de correo electrónico de los empleados. Afortunadamente, en linux tenemos diferentes opciones para poder trabajar con Exchange sin tener que depender del infame Outlook. Existen soluciones de tipo DavMail+Mozilla Thunderbird, Evolution + MAPI o Mozilla Thunderbird + Exquilla, aunque este último es un plugin que requiere pagar una licencia de uso anual. El asunto es que, como ando en esa etapa de nostalgia de la que hablaba en un post anterior cuando me dispuse a recuperar el uso de Alpine como cliente de correo, me preguntaba si sería posible usar Mutt, en este caso, como alternativa a estas soluciones que comentaba. Pues bien, sí es posible. A continuación, me permitiré explicar la forma de configurar los diferentes componentes sobre Ubuntu 17.10 para tener una solución de correo electrónico ligera y eficaz utilizando exchange, davmail, msmtp y mutt. Correo corporativo desde la consola de linux. Nada mal.

Lo primero que tenemos que hacer es instalar java en nuestro sistema, ya que es un requerimiento para DavMail. Personalmente prefiero la solución de Oracle al OpenJDK, pero desde estas líneas puedo asegurar que con ambas versiones, la solución funciona. Como no es tema de este post, obviaré la explicación sobre la instalación de java en Ubuntu. Si requieres ayuda con este tema, recuerda que google es tu amigo.

Lo primero que haremos será instalar DavMail.

Seguimos con la instalación del msmtp client (¡Ojo!, no es necesario instalar msmtp-mta)

 

Por último, procederemos con mutt

 

Llegados a este punto, lo primero que haremos será configurar DavMail. Como seguro que ya sabéis, DavMail es un gateway que funciona como enlace entre MS Exchange y nuestro cliente de correo. DavMail es muy sencillo de configurar, como veremos…

En mi caso particular, no me gusta que DavMail se ejecute de forma automática cuando inicia el sistema. Como soy usuario del entorno MATE, simplemente voy a Aplicaciones/Internet y hago click sobre el icono correspondiente. Después de unos segundos (mi equipo es algo lento), el icono de la aplicación se mostrará sobre la parte derecha del panel de MATE, a un lado del icono del sonido.

 

Si tú prefieres tener a DavMail como servicio, ejecuta desde una terminal:

# systemctl enable davmail.service

# systemctl start davmail.service

También puedes investigar sobre cómo iniciar DavMail cuando accedas a tu entorno gráfico, cuyo procedimiento dependerá precisamente del escritorio que utilices.

Bien, llegados a este punto, procederemos a configuarar DavMail en modo gráfico. Si tú eres de los que prefiere entrarle directamente a los archivos de configuración, el de DavMail se encuentra en /etc/davmail.properties aunque esta vez dejaremos a este archivo en paz.

Pulsando sobre el icono de DavMail con el botón derecho del ratón, haremos click sobre la opción ‘Settings”, acción que desplegará una pequeña ventana como la de la siguiente imagen:

Si bien DavMail tiene múltiples opciones de configuración, para el caso que nos ocupa solamente modificaremos el campo correspondiente a OWA (Exchange) URL. Ahí añadiremos la dirección del Exchange de nuestra empresa. El formato debe de ser similar al del ejemplo siguiente:

https://exchange.miempresa.com/EWS/Exchange.asmx

Hecho esto, pulsamos sobre el botón Save y ya tenemos configurado DavMail. Fácil, ¿no?

El siguiente paso es configurar el cliente msmtp, que como seguro ya sabes, es una solución sencilla y eficaz para usuarios que, de forma individual, van a utilizar un servicio de envío de correo mediante el protocolo smtp. Como digo, tratándose de un único usuario, es más lógico, práctico y funcional utilizar msmtp que sendmail o postfix a nivel local.

Es importante tomar en cuenta que el siguiente paso lo haremos con nuestro usuario habitual y no como root. En nuestro $HOME, crearemos el archivo .msmtprc en el que incluiremos los siguientes parámetros:

Lo que hará msmtp es enviar los correos que le hace llegar mutt a través del puerto 1025 de DavMail, que se encuentra en nuestro equipo. Es importante que en la opción ‘user’ se coloque la diagonal invertida o ‘backslash’ ya que si escribimos únicamente nuestra dirección de correo se producirá un problema de autentificación en el servidor (esto fue causal de un buen dolor de cabeza).

Por último, asignaremos los permisos necesarios al archivo .msmtprc y al .msmtp.log el cual crearemos en blanco con un simple touch .msmtp.log en nuestro $HOME.

 

Llegados a este punto, solamente nos falta configurar mutt. Como seguramente también sabes, mutt era similar, en sus inicios, a elm. Fue creado en la década de los 90 por Michael Elkins y, según se puede apreciar en la web oficial del programa, su eslogan es: «Todos los clientes de correo electrónico apestan. Sólo que este apesta menos». Dicho esto, iniciemos con la configuración, para lo cual, en nuestro $HOME escribiremos:

vi .muttrc

Una vez que copiemos (en este caso escribimos), lo que contiene el archivo (sustituye los parámetros específicos por los tuyos), lo guardamos diligentemente. Ya estamos en condiciones de invocar a mutt desde la línea de comandos y rezarle a San Prepucio para que todo salga bien.

He aquí la magia:

Ya tenemos nuestro correo corporativo de Exchange completamente funcional en nuestro GNU/Linux. Ahora solamente te faltará acostumbrate a su uso, aunque te adelanto que mutt es mucho más complejo de lo que a simple vista parece.

Ahora es tiempo de una fría y espumosa cerveza.

¡Salud!

Referencias y documentación:

Posted in E-Mail, Ubuntu | 2 Comments

Workshop de Ansible

Ayer fue un día frío en Monterrey. Día de cafés en el Hotel Marriott, muy cerca de mi oficina y del aeropuerto Mariano Escobedo. Tres grados centígrados durante todo el día, sazonado con chubascos de agua nieve para darle más sabor al asunto.

La gente de Redhat llegó puntual y a las 9:00 am la sala ya estaba completa. Una breve bienvenida, palabras de agradecimiento a los asistentes y, tras una escueta explicación de las bondades de Ansible, iniciamos con el primero de tres laboratorios. He de comentar aquí que el producto se ve bien y es útil, pero hubo un par de cosas que no me gustaron nada.

El instructor del evento, tenía preparado un template que le permitía enviarnos a todos los asistentes, un correo electrónico simultáneo, adjuntando un pdf con la información necesaria para poder llevar a cabo los laboratorios. Claro, un template de Ansible. Bien, el correo solamente le llegó a una parte de los asistentes. Nunca se nos proporcionó una explicación detallada sobre dicho fallo. Error número uno en un workshop.

La aplicación va por su versión 3.2.1 y fue adquirida por Redhat hace apenas un par de años.

En un data center, este tipo de herramientas suele ser muy útil, pues ofrece un ahorro considerable de tiempo al permitir la automatización de tareas en un número considerable de equipos. Por ejemplo, cuando existe un cambio de horario, cuando es necesario implementar determinado software en varios equipos, etcétera.

Una parte en uno de los laboratorios, consistía en instalar Apache sobre un equipo utilizando un template ya predefinido. En la siguiente captura no se puede apreciar, pero tras finalizar el proceso que corre Ansible, me dio por buena la instalación, cuando la realidad fue que Apache nunca llegó a instalarse. Esto fue así porque la URL que yo indiqué en el template, tenía un error de sintaxis.

Me di cuenta del error, porque el número de tareas que ejecutó Ansible era de 10, mientras que mi compañero de al lado, que no tuvo problema con la instalación, observó que la cantidad de tareas que le mostraba su .log era de algo más de 40. Como dije, el error nunca fue mostrado.

La siguiente prueba consistía en instalar WordPress. Esta, una vez corregido el error de la URL mal escrita que permitió finalmente instalar Apache, se produjo de forma exitosa en un tiempo razonable, aunque he de decir aquí que las pruebas se realizaban sobre un solo equipo. Si yo tengo que instalar wordpress en un solo equipo a mano, creo que lo haría en un tiempo menor al empleado por Ansible. Si, por el contrario, el tiempo que le llevó a Ansible instalar wordpress es el mismo tanto en un equipo como en 200, entonces, valdría la pena tomarlo en cuenta.

Otra de las pruebas y que me produjo un malestar general consistió en hacer una modificación pequeña de forma remota, implementando un archivo de Jboss en un equipo. La tarea mostró un error en la ejecución, como se aprecia en la imagen siguiente:

En apariencia, todo parece indicar que el problema es del password, pero lo cierto es que no fue así. El instructor realizó una revisión rápida y optó por eliminar el laboratorio de varios de los afectados y crearlos nuevamente. El problema nunca se resolvió y no hubo ninguna explicación de por qué se daba el error de forma recurrente. A un compañero le clonaron el laboratorio ¡¡¡ tres veces !!!

Mi conclusión es que no compraría ni loco un licenciamiento de Ansible bajo estas premisas. Un workshop debe de servir para demostrar que el producto funciona perfectamente y, si se produce algún error, compartir con el respetable público a qué se debió dicho error, corregirlo y continuar, demostrando que realmente se trata de una aplicación que va a ayudar a nuestro negocio y que, por lo tanto, vale la pena.

Lo que haré ahora será montar un laboratorio y realizar las pruebas que considere oportunas por mi propia cuenta, aunque mis ojos ya están apuntando a una solución diferente.

Al final de la tarde y, tras una generosa comida, invitados por Redhat (of course), nos dieron unos presentes publicitarios, como suele ser habitual en este tipo de eventos.

Posted in Ansible, Redhat | Leave a comment

Un viaje al pasado con Alpine

A mediados de la década de los 90, fui un usuario activo del cliente de correo Pine, desarrollado en la Universidad de Washington. En aquel entonces, era el que suscribe, un mozalbete defensor a capa y espada del novedoso Linux, causante de más de un quebradero de cabeza a la hora de instalarlo y configurarlo. Pine era ligero y funcional, así que cumplió perfectamente su cometido durante años, hasta que decidí migrar hacia algo más práctico y visual, a medida que las distribuciones Linux iban evolucionando con el paso del tiempo (extraño Slackware 3).

Bien, en la actualidad, Pine ha muerto, como bien indica la web de la UW. Sin embargo, ha renacido bajo el nombre de Alpine con un cambio de licenciamiento. Es decir, mismo perro, pero diferente collar. El asunto es que tengo cierta nostalgia de aquella época, asi que, he decidido instalar y configurar Alpine con mi cuenta de correo personal, cuya característica principal es que se trata de un dominio propio (mi primer apellido) pero que hace uso de los servidores de Gmail.

Para los nostálgicos como yo, sirva el presente post como un recordatorio de instalación y configuración del ya clásico cliente de correo electrónico desde consola y sobre Ubuntu 17.10 que es lo que estoy usando en el momento de escribir este post.

La primera cuestión es instalar Alpine, así que, abrimos una terminal con la combinación de teclas Ctrl+Alt+T y escribimos:

#sudo apt-get install alpine

Voy a dejar ciertas obviedades a un lado, así que, una vez instalado el programa, procederemos a ejecutarlo desde la misma terminal, invocando su nombre:

#alpine

La siguiente pantalla aparece solamente la primera vez que ejecutamos Alpine y constituye el punto de partida inicial hacia lo que sigue, que es la configuración de los parámetros de nuestra cuenta de correo.

Al pulsar sobre la letra E, se nos mostrará el management de la aplicación, tal como se observa en la siguiente captura de pantalla:

Con las flechas de dirección, nos situamos sobre la opción de SETUP y la seleccionamos, procediendo a configurar los parámetros necesarios para que Alpine quede totalmente funcional. Para ello, seleccionaremos la opción C.

Una vez seleccionada la opción C (Config), procedemos a incluir los parámetros de nuestra cuenta de correo.

Dichos parámetros quedarían de la siguiente manera (Sustitúyelos por los tuyos si estás leyendo esto a modo de guía):

  • Personal name: Tu nombre completo
  • User Domain: Tu nombre de dominio (Si usas gmail, entonces escribe gmail.com)
  • SMTP Server: smtp.gmail.com:587/tls/user=usuario@dominio.com
  • Inbox Path: {imap.gmail.com:993/ssl/novalidate-cert/user=usuario@dominio.com}INBOX
  • Incoming Archive Folders=usuario{imap.gmail.com:993/novalidate-cert/ssl/user=usuario@dominio.com}

Cuando hayamos escrito todos los parámetros, simplemente saldremos de la aplicación seleccionando la opción Exit Setup (letra E). El programa nos pedirá la confirmación para escribir los parámetros en el archivo de configuración. Responderemos con la tecla Y y ya podremos hacer uso de Alpine como cliente de correo.

En la captura anterior se puede apreciar que solamente tengo en mi bandeja de entrada dos correos, los cuales podrán ser seleccionados haciendo uso de las flechas de dirección del teclado. Basta con seleccionar uno de ellos para que Alpine nos muestre su contenido:

Pues esto es todo. Alpine tiene más opciones de configuración. En el menú correspondiente se pueden observar todas ellas (SETUP). No obstante, en el $HOME de usuario existe un archivo oculto llamado .pinerc, el cual permite escribir directamente ciertos parámetros. Alpine también soporta cifrado con PGP. No está de más leer un poco al respecto para que, ahora sí, quede personalizado y al gusto de cada usuario.

A mi me gusta invocar al Pine original de los 90, asi que, tan sencillo como hacer lo siguiente:

#ln -s /usr/bin/alpine /usr/bin/pine

Enjoy !

Posted in E-Mail | Leave a comment