Good bye Ubuntu 17.10

No estaba enterado de la noticia sobre el retiro de las ISOs de Ubuntu 17.10 y derivados de sus respectivas webs. Parece ser que existe un problema con esta versión de Ubuntu y algunos ordenadores portátiles de la marca Lenovo, entre los que se encuentra el que estoy utilizando ahora mismo. Si bien, de momento no he tenido problemas, prefiero no tentar al diablo. Esto es lo que aparece en la web de Ubuntu:

Parece ser que el problema es con la BIOS y supuestamente ya hay personas con una flamante Laptop cuya función es ahora la de servir como pisapapeles. Los problemas son varios, aunque todos ellos relacionados con la BIOS, como he comentado. Mientras solucionan el problema, tarea que parece no ser tan sencilla, he decidido darle una oportunidad a OpenSuSE. Sí, has leído bien, y además con KDE.

Voy a aprovechar la tesitura, para instalar Leap 42.2 y realizar una actualización a 42.3. ¿Por qué? bueno, porque no uso SuSE desde la versión 6.3, que compré cuando vivía en España, en una edición original de 6 CDs, creo recordar. En aquel entonces (año 1999 ó 2000), OpenSUSE no existía y todo era SuSE, así, a secas. Pero entonces y, específicamente con las actualizaciones, recuerdo que no todo resultaba tan transparente como uno pudiera desear, así que, haré una prueba a ver qué sucede. Puede que esto signifique un cambio importante, ya que llevo bastante tiempo con Ubuntu, pero considero que el Issue actual obliga a un cambio. Así que, o bien instalo Ubuntu en una versión anterior o le doy una oportunidad a otro sabor de Linux.  Creo que, ya que estamos estrenando año, es buen momento también para estrenar distribución.

Tengo algunos posts en modo Draft que se basan en Ubuntu 16.04 y 17.10 y que publicaré una vez que los revise, pero desde hoy mismo, me daré a la tarea de preparar mi equipo con la distribución del camaleón.

This entry was posted in OpenSuSE, Ubuntu. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *