Softmaker Office 2018

En mi opinión, una de las cosas que caracteriza el uso de linux, es la gratuidad del sistema operativo y de sus aplicaciones. Es cierto que hay mucha filosofía libertaria detrás del movimiento GNU en general pero algo me dice que, en realidad, el hecho de que no tengas que pagar licencias es un punto a favor y, en muchas ocasiones, el más importante a la hora de decidirte por tal o cual sistema. En mi caso, el tema de si es o no gratis no es una condición “sine qua non”. En el pasado he pagado por utilizar SuSE Linux Enterprise Desktop, por ejemplo. También lo he hecho con Crossover y, recientemente, con Softmaker Office 2018. Las empresas no viven del aire y suele haber mucho trabajo detrás de un producto. No quiero aquí entrar en detalles sobre la “libertad”, sino sobre un producto específico que te cuesta dinero y que, obviamente tiene implícitas ciertas cuestiones de las  que los productos no comerciales suelen carecer, en términos generales.

Bien, he de decir que LibreOffice me parece una buena suite ofimática. Sin embargo, personalmente, prefiero utilizar WPS, la pequeña suite asiática que, en su versión para linux, es gratis. No obstante, no son las únicas herramientas que hay en el basto mercado que ofrece internet. Recientemente descubrí Sofmaker Office, la descargué, la probé durante 30 días y, tras este tiempo, decidí adquirir la licencia. La versión que yo compré incluye un procesador de textos, una hoja de cálculo y un powerpoint al que nombraron como “Presentations”. 

Softmaker Office 2018 tiene muy buena compatibilidad con Microsoft Office. Yo diría que dicha compatibilidad es ligeramente superior a la de WPS y, por supuesto, supera a la de LibreOffice. Hasta ahora, no he tenido que modificar ningún archivo con la finalidad de “adaptarlo” para que sus receptores naturales, usuarios de word, excel y powerpoint, puedan abrirlos y visualizarlos sin problemas.

Tengo que reconocer que no me he metido a fondo en ciertos aspectos de índole avanzada. Me refiero a cuestiones como el uso de macros, por ejemplo, así que no podré ser objetivo emitiendo una opinión al respecto. No obstante, para un uso básico, considero que este software puede ser un perfecto sustituto para las dos opciones a las que he hecho referencia.

En la web de softmaker también indican que existe una modificación de Mozilla Thunderbird incluida con esta suite. No es el caso de la versión que yo tengo. Desconozco, por lo tanto si esa versión de Thunderbird incluye compatibilidad con Exchange. Al parecer, incorpora mejoras importantes, pero lo cierto es que no dan demasiados detalles.

Softmaker Office 2018 está disponible para Windows, Mac, Linux y Android. Existe la posibilidad de descargar diccionarios específicos, con corrector ortográfico, en base a la necesidad del idioma de cada usuario. La empresa es alemana y se fundó en 1987. Si te interesa profundizar más en este tema, te aconsejo que visites su web. Además de Softmaker Office, tienen otros productos interesantes. 

This entry was posted in Office, Opinión. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.