Slackware 14.2

Slackware fue una de las primeras distribuciones que instalé. Corría la década de los 90 y Linux apenas estaba abriendo sus ojos al mundo. Recuerdo que fue una auténtica odisea instalarlo en mi equipo de entonces. Con el paso del tiempo, fui probando diferentes sabores: Caldera, debian, redhat, suse, pero a Slackware siempre le he tenido un cariño especial.

Después de bastante tiempo, he vuelto a instalar esta distro en “mi ordenador de los viajes”, un equipo portátil con pocos recursos que utilizo cuando salgo de la ciudad. Procesador Celeron, 4 GB en RAM y un disco duro de 1 TB que hace bastante ruido.

Aprovechando el tiempo libre de Semana Santa, decidí descargar Slackware 14.2 e instalarlo desde un USB. Como entorno de escritorio me decanté por XSCF en lugar de KDE y me dispuse a leer algo de documentación al respecto de esta versión que, yo no lo sabía, ya cuenta con cambios importantes respecto a cuando la usaba de forma ordinaria en el pasado.

Desafortunadamente, a Slackware le siguen faltando paquetes que sí están disponibles para otras distribuciones. Alien sigue siendo un remedio que ayuda en muchos casos, aunque no en todos. Ahora pasaré algo de tiempo dejando a mi gusto esta distribución que me trae buenos y gratos recuerdos. A lo mejor y, dependiendo de ciertos factores, quizá vuelva a ser un ‘Slackware user’ a tiempo completo.

¡Salud!

This entry was posted in Slackware. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *