Redhat 7 Travesti Edition

Sí, se trata de una broma. Mi Redhat 7 nació como Redhat, pero ciertas necesidades propias impuestas por imperativos laborales, han derivado en que al Redhat original, que nació con “pito”, le hayan crecido tetas.

Dispongo de una licencia Development, lo que habilita al sistema operativo a acceder a los repositorios de redhat para poder realizar instalaciones, updates, etc. Sin embargo, Redhat se ha enfocado en desarrollar su sistema hacia la rama de servidores, lo que me obliga a buscar fuentes alternativas si quiero utilizarlo como workstation, tomando en cuenta que mucho del software con el que trabajo no se encuentra a golpe de yum. Por eso, tuve que añadir los repos de CentOS, hacer uso de ciertos recursos de Scientific Linux y de otras fuentes, como Fedora, amén de alguna que otra independiente.

El asunto es que me ha llevado algo de tiempo dejar esta estación de trabajo a mi gusto. He tenido que resolver algunos inconvenientes, crear .rpms desde los fuentes e incluso instalar alguna que otra cosilla haciendo uso de los tarballs directamente.

Entre las novedades a destacar, mi Redhat Travesti Edition, cuenta ya con dnf y zypper (Sí, el que usa SuSE) y todos funcionan a las mil maravillas. También le he cambiado el tema de plymouth que trae por defecto, sustituyéndolo por uno de creación propia.  VPNC no funcionaba al principio, así que tuve que corregir el software a mano. Como Suite ofimática instalé WPS Office, con todas sus fuentes y en español. Ms Office 2010 lo tengo funcionando sobre crossover (ambos cuentan con licencia). He de comentar aquí que Crossover quedó funcional una vez que instalé dnf ya que, por alguna razón, los amigos de Codeweavers no consideran a Redhat como candidato para instalar su software, quiero pensar que debido al enfoque “Server” que tiene el sistema operativo, pero nada es imposible.

El entorno de escritorio que me resulta más cómodo para trabajar es MATE. La solución fue instalarlo desde los repos de Fedora. No me dio ningún problema. Por otro lado, RHEL instala por default un kernel 3. En mi caso, opté por utilizar el último kernel que utiliza Fedora, que a la fecha es 4.14.5-300.fc27.x86_64. Este kernel lo generé usando rpmbuild apoyándome en el .config original del kernel-source de redhat. Tuve que hacer algunos ajustes a mano, pero finalmente anda que se las pela.

En fin, estoy contento de haber convertido una distribución “Server Like” en una “Workstation Like” con todo lo que necesito para mi trabajo diario. Probablemente no tarde mucho en regresar a Ubuntu, que es mi favorita, aunque también tengo ganas de instalar y utilizar por un tiempo Debian. Ya veremos, dijo un ciego.

¡Salud!

This entry was posted in Redhat. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *