Sin redes sociales

Hay tres redes sociales que me tienen, literalmente, hasta los huevos. Twitter nunca lo he usado activamente; eso de limitar las publicaciones a 140 caracteres me parece una autentica mierda, así que, no me interesa. La cuenta la abrí hace un tiempo y solamente ha servido para que me saturen el correo electrónico con basura referente al seguimiento de tal o cual persona y poco más. Facebook es otro asunto. Mi cuenta ya tenía algunos años y, durante la mayor parte del tiempo, la utilicé activamente. No obstante, creo que, en esencia, es una plataforma para publicar basura, incluyendo la mía. Memes, apps idiotas y poco más. No vale la pena mantener una red social solamente para ese tipo de cosas. Así que, ya me di de baja en ambas plataformas. Linkedin también se fue por el retrete. Si bien esta red social está más enfocada hacia el mundo laboral, lo cierto es que a mí, en lo personal, no me ha servido para nada. Tomando esto en cuenta, decidí, al igual que con facebook y twitter, darme de baja. De este modo, ya no estoy en ninguna red social.

La única excepción en este momento es Workplace, que es una especie de facebook para empresas. Caí ahí porque en la empresa donde trabajo me dieron de alta de un día para otro y sin avisar. De hecho, ni siquiera he visto si hay forma de darse de baja, pero lo cierto es que a día de hoy, es la única red social donde, por sus características, sus usuarios no publican idioteces (de momento).

Con esto, me apunto voluntariamente al retroceso de la “evolución humana”. Solamente me queda el Whatsapp, que también me tiene harto, pero es un medio barato para mantener contacto con mi familia en España. Solamente por eso, no lo envío también a la mierda, aunque ganas no me faltan.

This entry was posted in Opinión. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *