VirtualBox en Slackware 14.2

VirtualBox se ha convertido para mí en una herramienta casi imprescindible. Parte de los laboratorios que hago en el trabajo, suelen iniciar en mi equipo. Después paso todo al laboratorio del área, pero generalmente, los primeros pasos son en mi equipo personal. Utilizo indistintamente VirtualBox y KVM, cada uno con sus pros y contras.

Bien, en este artículo describiré brevemente cómo se instala VirtualBox en Slackware, ya que no hay un paquete oficial para este sabor de linux.

Lo primero que hay que hacer es comprobar que los fuentes del kernel se encuentren en /usr/src. En mi caso, utilizo un kernel GENERIC y el path absoluto es /usr/src/linux-4.4.118

Después hay que moverse a /boot y copiar el archivo config-generic-4.4.118 de la siguiente manera:

cp -rp /boot/config-generic-4.4.118 /usr/src/linux-4.4.118/.config

Hecho lo anterior, solamente queda preparar los módulos, para lo cual, procederemos como sigue:

cd /usr/src/linux-4.4.118

make prepare && make modules_prepare

El proceso anterior es muy rápido y, tras realizarlo, ya estamos en disposición de instalar VirtualBox, el cual hay que descargar de https://www.virtualbox.org/wiki/Linux_Downloads. Para el caso de Slackware, seleccionaremos la versión que aparece como “All distributions (built on EL5 and therefore do not require recent system libraries)”.

Una vez descargado, asignamos permisos de ejecución con chmod +x nombredelpaquete y lo ejecutamos con permisos de administrador, tal y como se muestra en la siguiente imagen:

Para finalizar, solamente queda realizar una llamada al ejecutable y ya estaremos en disposición de comenzar a crear las máquinas virtuales que necesitemos.

Para añadir toda la funcionalidad a VirtualBox, siempre será aconsejable instalar el extension pack, el cual nos va a permitir compartir directorios entre el host y las VMs, por ejemplo, utilizar los puertos USB y alguna otra cosa adicional que siempre será de ayuda cuando de entornos virtuales se trata.

 

Posted in Slackware, Virtualization | Leave a comment

Slackware 14.2

Slackware fue una de las primeras distribuciones que instalé. Corría la década de los 90 y Linux apenas estaba abriendo sus ojos al mundo. Recuerdo que fue una auténtica odisea instalarlo en mi equipo de entonces. Con el paso del tiempo, fui probando diferentes sabores: Caldera, debian, redhat, suse, pero a Slackware siempre le he tenido un cariño especial.

Después de bastante tiempo, he vuelto a instalar esta distro en “mi ordenador de los viajes”, un equipo portátil con pocos recursos que utilizo cuando salgo de la ciudad. Procesador Celeron, 4 GB en RAM y un disco duro de 1 TB que hace bastante ruido.

Aprovechando el tiempo libre de Semana Santa, decidí descargar Slackware 14.2 e instalarlo desde un USB. Como entorno de escritorio me decanté por XSCF en lugar de KDE y me dispuse a leer algo de documentación al respecto de esta versión que, yo no lo sabía, ya cuenta con cambios importantes respecto a cuando la usaba de forma ordinaria en el pasado.

Desafortunadamente, a Slackware le siguen faltando paquetes que sí están disponibles para otras distribuciones. Alien sigue siendo un remedio que ayuda en muchos casos, aunque no en todos. Ahora pasaré algo de tiempo dejando a mi gusto esta distribución que me trae buenos y gratos recuerdos. A lo mejor y, dependiendo de ciertos factores, quizá vuelva a ser un ‘Slackware user’ a tiempo completo.

¡Salud!

Posted in Slackware | Leave a comment

La libertad de decidir.

Dentro de las numerosas acepciones que la palabra ‘Libertad’ contempla, la que más me gusta es la siguiente (RAE):

1. f. Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.

A mi edad, prefiero centrarme más en el asunto de la “usabilidad” antes que abordar el tema de la “libertad” desde el punto de vista del software. Me explico: empecé a utilizar linux en la década de los 90, poco tiempo después de que comenzasen a aparecer distribuciones para instalar en los viejos pcs de entonces.

Siendo joven e inexperto, fui madurando instalación tras instalación. Me cambié a BSD durante una temporada. Fui usuario de Slackware unos años, después de Debian. Participé de la comunidad de múltiples maneras: preguntando en los foros, ayudando a otros con algunas cuestiones, desarrollando alguna que otra aplicación, evangelizando, asistiendo a eventos, etc. Sin embargo, el paso del tiempo y la imperiosa necesidad de algo tan sencillo como tener que ganarme el sustento en un modelo sociolaboral como el actual (aunque no me guste), me han llevado a tomar una determinación respecto a la cuestión de “libertad” o de “funcionalidad” y “usabilidad”, sin perjuicio de dicha usabilidad amparada bajo la licencia GNU/GPL o cualquier otra de su tipo, por supuesto.

Pretendo referirme, en esta pequeña reflexión, a que en la mayoría de los casos, el hombre no puede vivir  bajo el concepto de “la libertad del software”, a no ser que te llames Richard Stallman. A muchos de nosotros nos resulta muy difícil cerrarnos en la negatividad de utilizar software propietario basándonos en una filosofía llena de razones pero, que no toma en cuenta o, simplemente pretende dejar a un lado, la realidad de la vida. Es decir, creo que nadie en su sano juicio reniega de un trabajo porque en su empresa le están obligando a utilizar Office, Windows, AIX, etcétera. Es decir, no solo se trata de predicar, sino de predicar con el ejemplo, algo sumamente complicado en materia de uso de software.

Richard Stallman me parece un tipo extremadamente repetitivo. Puede tener más razón que un santo en lo que dice, pero a mí me resulta aburrido. Escuchar a Stallman hoy en día es como haberlo hecho hace 20 años. No cambia en nada su speech, repitiendo constantemente la misma canción una y otra vez. Comprendo que hay gente joven que apenas está descubriendo los conceptos de este mundo sorprendente y atractivo, pero cuando escribo esto, me estoy refiriendo a un punto de vista estrictamente personal, que ya tengo unos cuantos años encima y sé quienes mueven los hilos del tinglado. La libertad, por mucho que Stallman evangelice, estriba en que el individuo tenga el poder de decidir si prefiere convertir sus CDs de audio en el castrante formato .ogg que nadie usa o en el conocido y masificado .mp3, por poner un solo ejemplo que me viene a la mente en este momento (hay muchos más). La libertad de modificar el software es proporcional al conocimiento que tengas para hacerlo y, la mayoría de las veces, a las ganas que tengas de aprender a hacerlo. Por lo tanto, respeto el hecho de que haya gente que prefiera sentar su culo sobre una piedra, símbolo natural, si se quiere, de la existencia del mundo, pero yo prefiero un jodido sofá; elijo pagar por ese sofá al que no me interesa modificar ninguna de sus características a perder el tiempo dándole cincelazos a la piedra hasta que se adapte a mis delicadas posaderas. Así de simple.

Utilizo linux, a secas, precisamente porque soy de la vieja escuela y me importa un cojón de pato si hay gente a la que le molesta que se le llame “linux” en lugar de “GNU/Linux”. El uso del lenguaje tampoco debe de ser impositivo y, lo mismo que los idiomas evolucionan según su uso y costumbre, así lo hacen también ciertas definiciones aplicadas a ciertos conceptos. Y así lo hace en su mayoría, le duela a quien le duela, la comunidad. En este punto, también existe la libertad de poder decidir y expresarse. Utilizo Ubuntu y Redhat porque incluyen software no libre que me facilita la vida, porque me permite seguir utilizando linux incluso en una oficina donde el estándar de facto se basa en software completamente propietario. Utilizo Ubuntu y Redhat porque no me gusta perder tiempo valioso de mi existencia en algo que considero está ahí para facilitarme precisamente dicha existencia, no para complicármela. Utilizo Ubuntu y Redhat porque tengo el derecho a elegir qué utilizar y tengo el derecho de no querer aprender a modificar absolutamente nada. A eso es a lo que yo le llamo libertad,  y lo demás se constituye en un concepto que usa el mencionado término para adaptarlo a su conveniencia.

Me parece excelente que existan filosofías, que se defiendan libertades, que haya personas que trabajen para que el mundo sea un poco mejor cada día, pero no nos confundamos, porque el fanatismo de algunos dentro del movimiento GNU es comparable al de una yihad contra el resto de opciones, donde defienden sus puntos de vista y no respetan el de los demás, incluyendo sus libertades individuales. No me refiero a toda la comunidad, pero conozco unos cuantos que confunden, incluso después de los años, el tocino con la velocidad.

En otro orden de cosas, utilizo Ubuntu y Redhat porque me parecen simples de instalar, me proporcionan todo aquello que necesito de una forma sencilla y, sobre todo, porque me siento cómodo utilizándolos. Y porque la libertad de decisión, para mí, es infinitamente más importante que la filosofía.

Posted in Free Software, Opinión | Leave a comment

OSUX64 – Control de carga de la batería

Ya he indicado en un post anterior, que OSUX64 está construido sobre una laptop. Dicho equipo, obviamente, dispone de una batería. Al utilizar CDE como entorno gráfico, no existe ninguna herramienta que permita tener el control de carga de dicho elemento. Aquí entra en juego ACPI, que me indica el nivel de carga del dispositivo. Sin embargo, para saber en todo momento cual es el nivel que tiene, hay que abrir una terminal y teclear el comando en cuestión, lo que no es para nada, práctico.

Para solucionar esto, nada más sencillo que escribir un simple script, el cual, a modo de loop, va monitoreando la batería, haciendo una llamada a ACPI cada sesenta segundos. Es decir, cada minuto, nos da la información sobre la carga real del mencionado dispositivo.

El script lo tengo en /usr/bin y se llama “battery”. Como se muestra en la captura anterior, el contenido de dicho script es extremadamente sencillo y muy útil.

Posted in OSUX64, Personal Projects | Leave a comment

OSUX64 – Package manager

Como ya he comentado en un artículo anterior, OSUX64 utiliza pkgsrc para instalar los paquetes de software que necesito. Llevo un tiempo tratando de implementar un manejador de paquetes que me facilite la vida, pero tratando de no caer en la tentación de utilizar los más conocidos (zypper, yum, dpkg…). 

Hace ya unos cuantos días que estoy analizando diferentes gestores. He probado tazpkg y nix. El primero me gusta, pero necesito invertir demasiado tiempo en su adaptación a mi sistema. El segundo es menos conocido, pero funcional y de instalación sencilla.

NIX es el resultado de una investigación de postgrado en una universidad de los Países Bajos y del proyecto TRACE.

En la captura anterior, se observa la sintaxis empleada para instalar nmap. Resulta extremadamente fácil y rápido, así que, cumple perfectamente esta función sin tener que esperar tiempos prolongados de compilación.

En la siguiente pantalla, se puede apreciar que nmap funciona sin mayor problema:

Las características de nix son muy interesantes pues, de entrada, no hace falta ser root para instalar paquetes. Hay un pequeño problema con las variables de ambiente, pero es fácilmente solucionable con el típico ajuste para estos casos. Toda su estructura se encuentra en /nix/store y para desinstalar esta utilidad, basta con eliminar el directorio /nix usando el comando rm y asunto solucionado.

La siguiente captura muestra el proceso de instalación de putty:

Nix resuelve las dependencias sin mayor problema. Existen algo más de 6000 paquetes de software preparados para ser utilizados, los cuales creo que son más que suficientes, por lo menos para la funcionalidad que pienso darle a la laptop donde tengo todo este desmadre montado. 

Seguidamente se puede ver la ejecución de putty:

Esta utilidad me está gustando bastante. Su implementación me permite mantener la originalidad en este sistema personal completamente customizado. Le da, ahora sí, una funcionalidad que no tenía, manteniendo la distancia con respecto a los manejadores de paquetes más habituales en el mundo linux.

Otra característica que ofrece nix, es la posibilidad de tener instaladas diferentes versiones de un mismo paquete, ejecutándolas de forma completamente independiente. Por supuesto, también permite hacer upgrades de un paquete con la opción $ nix-env –upgrade <paquete> y, si algo no funciona según lo esperado, permite un rollback tras ejecutar $ nix-env –rollback. Para desinstalar un programa, basta con ejecutar $ nix-env –uninstall <paquete>. Por supuesto, dispone también de otras monerías como $ nix-collect-garbage, creación de medios de desarrollo, etcétera. 

En el siguiente video se puede ver el proceso de instalación de QMMP usando NIX:

 

OSUX64 sigue avanzando rápido.

Posted in OSUX64, Personal Projects | Leave a comment

Black Lab Enterprise Linux

De vez en cuando me da por probar alguna distribución linux desde una memoria USB. Me gusta ver el trabajo que hacen otros para tomar ideas que quizá pueda luego implementar en mis sistemas. Hasta ahora, he visto trabajos estéticos con mejor y peor fortuna. Ahora le tocó el turno a Black Lab. Enterprise Linux, otro Ubuntu maquillado.

En esencia, esta distribución no aporta nada nuevo, excepto el tema que trae por defecto, el cual, dicho sea de paso, tampoco es nuevo.

Es una opción más de las cientos que existen. Ubuntu Xenial 16.04 con un toque personalizado. Según la empresa responsable, es una distribución enfocada al mercado empresarial, lo que implica la existencia de un contrato de soporte, si se quiere disponer de este servicio. Por lo demás, cualquier mortal puede hacer uso de esta distribución sin mayores problemas.

Los responsables de Black Lab Enterprise Linux son los mismos que han relanzado al mercado, Linspire. Existen muchas similitudes entre estos dos entornos. Es más, yo diría que son iguales, con la natural excepción de cómo está estructurado el Desktop. Mismo kernel, misma base…

Si te aburres, no tienes una cerveza fría a la mano y no tienes ganas de salir a comprarte una, probar esto, puede ayudarte a matar el tiempo.

Saludos.

Posted in Black Lab. | Leave a comment

OSUX64 – Kernel 4.15.8

El viernes 9 de marzo, se liberó el kernel 4.15.8. El sábado 10 de marzo, OSUX64 ya corría dicho kernel. Esta es una de las cosas que tiene el aburrimiento. Si no hay nada que hacer, nada más satisfactorio que abrir una cerveza y a compilar un núcleo nuevo para tu sistema.

Posted in OSUX64, Personal Projects | Leave a comment

OSUX64 – pkgsrc

He llegado al punto donde creo que ya es necesario tener un poco de facilidad a la hora de instalar y gestionar el software en OSUX64. Linux from scratch ofrece varias alternativas a este problema, pero ninguna me convence del todo. En el Hints Project existen algunas instrucciones para poder utilizar sistemas propios basados en rpm o dpkg. Sin embargo, al hacer esto, estaría cayendo en el error de tener una distribución Debian Like o RedHat Like y es algo que no quiero hacer. Para la gestión, como tal, podría usar TRIP, PACO o LPM, cada una con sus pros y contras. No obstante, mientras me decido, lo que ya he hecho es probar pkgsrc. 

Descargué la última versión estable de la web de NetBSD y, tras instalar el bootstrap correspondiente, crear algunos archivos a mano, como el mk.conf, parece que todo funciona bien. La ventaja que le veo a pkgsrc es que cada paquete de software a instalar es compilado desde los fuentes. También resuelve las dependencias de dicho paquete, compilandolas de igual manera. Obviamente, la desventaja es el tiempo que lleva hacer todo esto. Pero lo interesante es que la compilación resulta en una adaptación específica a mi hardware, lo que es de agradecer, tomando en cuenta que la laptop que aloja mi proyecto, no es demasiado potente.

¿Y qué pasará entonces con el software que no tiene disponible el código? No lo sé aun. Estoy pensando la manera de adaptar, por ejemplo, SoftMaker Office, Sky, etcétera. Algo que quizá pueda probar, es a descompactar los binarios específicos para alguna distribución, como Debian, por ejemplo, y tratar de ejecutarlos directamente. Es decir, cpio puede ser una herramienta útil en este caso. La estructura del árbol de OSUX64 es más parecida a Debian que a Slackware. Aquí creo que cometí un error importante, ya que debí de haber tomado en cuenta la estructura BSD en lugar de System V. Aunque pensándolo bien, si lo hubiera hecho así, tendría una especie de slackware muy customizado, y slackware ya utiliza pkgsrc. Por lo tanto, en este aspecto, OSUX64 mantiene su esencia de originalidad, se mire por donde se mire.

Posted in OSUX64, Personal Projects | Leave a comment

OSUX64 – Conexión a internet

En OSUX64 no existe un manejador gráfico que permita seleccionar una red específica y CDE tampoco incluye una herramienta que facilite la conexión a internet. En este caso, decidí instalar Network-Manager y utilizar nmcli para utilizarla en mi conexión de casa. En un principio, probé con “network-recognition”, pero por alguna razón, nunca logré que la conexión se realizara. Revisé mil veces las configuraciones en /etc/sysconfig/network.d, pero a pesar de que todo parecía pintar bien, jamás logré acceder a la red.

Con nmcli la cosa se simplifica bastante. Desde la consola, basta con identificar la tarjeta de red, levantarla oportunamente, escanear las redes disponibles, conectar a la red seleccionada y es todo:

iwconfig

ifconfig wlan0 up

iwlist wlan0 scan

nmcli d wifi connect “SSID” password “CONTRASEÑA” iface wlan0

Hecho lo anterior, los datos de la conexión quedan guardados. De este modo ya no es necesario hacer nada más. Mientras la red esté disponible, durante el proceso de booteo, la conexión se realizará de forma automática.

En caso de que esto no sea así, pues como manda el reglamento:

nmcli c (Para saber como se llama mi red)

nmcli c up “NOMBREDEMICONEXION” (Para conectarme)

Poco a poco, todo va tomando forma.

Posted in OSUX64, Personal Projects | Leave a comment

OSUX64 – Kernel 4.15.7

OSUX64 ya trabaja con el último kernel estable, que a la fecha es el 4.15.7. Es un kernel no LTS publicado el 28 de febrero de 2018 y tardó aproximadamente 5 horas en compilar en mi laptop experimental.

El proceso, en esta ocasión fue bastante sencillo ya que, al tratarse de un “linux from scratch” las dependencias necesarias para que el kernel compilara con éxito ya estaban cubiertas. Por lo tanto, básicamente fue cuestión de esperar a que todo finalizara.

Después de un par de películas en Netflix, unas cuantas Heineken heladas y dos bolsas de patatas fritas, el kernel quedó listo. Ya solo faltaba actualizar grub y probar.

Y este fue el resultado. Todo funcionando a la perfección. 

El siguiente paso es facilitarme un poco la vida con la instalación y gestión de paquetes. Una de las ideas que tengo es implementar pkgsrc. Otra posible solución es incluir zypper, basado en libzypp y que además es libre. Lo decidiré en los próximos días y el fin de semana, si no hay impedimento, me pondré manos a la obra.

Posted in OSUX64, Personal Projects | Leave a comment